Reputation Institute presenta 10 tendencias que condicionarán la reputación de las empresas

Reputation Institute presenta 10 tendencias que condicionarán la reputación de las empresas

El Reputation Institute (RI) ha presentado recientemente un estudio sobre las Macro Tendencias que condicionarán la reputación de las empresas y las instituciones durante el año 2019. En este sentido, el RI estudia anualmente 25 industrias y más de 7.000 compañías de 40 países del mundo, con un millón de calificaciones individuales. A través de entrevistas, se evalúan a 170 directores de comunicación de empresas internacionales relevantes en sus sectores.

El estudio detalla 10 tendencias que implican diversos ámbitos y que afectarán a la reputación de las empresas. En el sector de la tecnología, el estudio dedica tres tendencias. Se hace énfasis en acabar con las fake news, pues afectan directamente a la credibilidad de los medios de comunicación y las empresas. Se debe perseguir, por tanto, la necesidad de ser transparente y auténtico. En segundo lugar, las empresas deben destinar recursos y esfuerzos en asegurar la privacidad de los datos y hacer frente así a los ciber-ataques. La violación de esta privacidad afecta muy negativamente en la reputación de las compañías. Por último, el estudio especifica que ganarse la confianza de los influencers crea un impacto muy positivo en la reputación.

El empoderamiento de la mujer es otro de los puntos del estudio. Tiene especial importancia acabar con la desigualdad en todos los ámbitos y las empresas deben generar igualdad de oportunidades y no tolerar en ningún momento casos de acoso sexual o desigualdades salariales. Por otra parte, es importante trabajar el compromiso social. Se deben elevar los propósitos para impulsar una conexión emocional con el público que busca alinearse con los valores de las compañías.

En un mercado laboral cada vez más competitivo, las empresas deben entender qué define su cultura y fomentar el compromiso con sus empleados. También tiene un papel importante el CEO, quien influye en la reputación de una compañía. Su activismo debe estar vinculado con la contribución a la sociedad de un comportamiento ético y transparente.

Las compañías, además, deben evitar las tensiones comerciales buscando un equilibrio prudente en el orgullo de un país o una empresa para no perjudicar su comercio exterior. Por otra parte, han de superar la brecha política y alinearse con los intereses de la sociedad y los problemas sociales. Y, por último, las empresas deben ser fieles a sus orígenes a la vez que exportan el patrimonio de la empresa adaptada a una audiencia global.