La DO Terra Alta congrega a más de 200 profesionales en la Iglesia del Pueblo Viejo de Corbera

La DO Terra Alta congrega a más de 200 profesionales en la Iglesia del Pueblo Viejo de Corbera

La Iglesia del Pueblo Viejo de Corbera de Ebro se volvió a llenar ayer de profesionales de la restauración y la hostelería gracias a los vinos de la Denominación de Origen Terra Alta.

La jornada, que ha servido un año más para dar el pistoletazo de salida a la Fiesta del Vino de la Tierra Alta, contó con la participación de 31 de las bodegas que conforman la DO: Agrícola de Corbera, Altavins Viticultors, Bernaví, Casa Mariol, Caterra, Celler Arrufí, Celler Bàrbara Forés, Celler Batea, Celler Coma d’En Bonet, Celler Cooperatiu de Gandesa, Celler Frisach, Celler Germans Balart, Celler Jordi Miró, Celler Josep Vicens, Celler Piñol, Celler Rialla, Celler Sant Josep Vins, Celler Xavier Clua, Cellers Tarroné, Cellers Unió, Estones Vins, Herència Altés, LaFou Celler, Les Vinyes del Convent, Pagos de Híbera, Pinord, Rosendo Esteve Vins i Olis, Serra i Barceló, Vins del Tros, Vins La Botera i Viticultors Bateans.

Los más de 200 profesionales asistentes, provenientes de las Tierras del Ebro, el Tarragonès y Lleida, pudieron disfrutar de más de 120 referencias de las bodegas participantes, y maridarlo con una propuesta gastronómica de la mano de los restauradores de la Terra Alta , que ofrecieron una comida con algunos productos típicamente terraltina como la clotxa o la tortilla con zumo.

El objetivo que persigue la DO Terra Alta con este tipo de jornadas es permitir a los restauradores conocer de primera mano los vinos que se hacen en la comarca para poder continuar difundiendo su variedad estrella y que tantos premios ha cosechado a lo largo de los últimos años: la Garnacha blanca.