EN PLENA PRIMAVERA

EN PLENA PRIMAVERA

En plena primavera, los árboles comienzan a brotar, salen las primeras flores, comienza el desarrollo del fruto y, por tanto, en un sentido futurista, se prevé la cosecha del año.

Cada año esperamos, sin esperar nada concreto, que llegue la primavera. Parece que con ella llegan los colores, los olores y todo lo bueno que hemos añorado los meses anteriores, pero, ¿hay algo más? La primavera es todo lo positivo que se espera en los días de futuro inmediato. Aquel resquicio de esperanza que quizás en momentos nos falta, aquella luz después de todo. Nos vuelven las ganas de estar vivo, vivo en el sentido más amplio, el de sentir, de sufrir, de hacer, de disfrutar, de vivir… rendija y luz que se nos amplían en este momento, con toda lucha.

Sentada, con una copa de vino de garnacha en la mano derecha (soy zurda para escribir pero me sirven ambas para tomarme una buena copa de vino), vivo de lleno la primavera y, mirando el cielo de media tarde, pienso ¡qué gran suerte tengo de ser aficionada al vino, que me permite vivir en primavera cada instante del año!

Clara Dalmau