Cómo la Covid-19 está modificando los valores y el estilo de vida de los ciudadanos

OMD España, una de las grandes agencias de medios del país, ha presentado recientemente a través de un encuentro virtual, una nueva edición del estudio “The Future of Spain”, que muestra las consecuencias de la Covid-19 en la sociedad española, ya sean cambios sociales, culturales, económicos, etc. Esta situación ha modificado los valores de los ciudadanos y también la percepción de éstos respecto a sus hábitos diarios.

El estudio se ha realizado gracias al trabajo de campo llevado a cabo a finales de 2020, en el que realizaron hasta 1.000 entrevistas a personas de todo el territorio. Además, se contó con la colaboración de un grupo de profesionales, expertos en diferentes ámbitos, a los que se les realizó entrevistas más en profundidad para contrastar los puntos de vista de los ciudadanos con los suyos.

Como se puede extraer del estudio “The Future of Spain”, en esta cuarta edición es cuando los ciudadanos tienen niveles de estrés más altos. Sin embargo, la Covid-19 ha supuesto un cambio de mentalidad y ha llevado a los ciudadanos a reinventarse, cambiar y transformarse. De hecho, el coronavirus ha cambiado la relación de las personas con los demás y también con la naturaleza.

El confinamiento estricto que se vivió durante los primeros meses de la pandemia, hizo plantear las prioridades de muchas personas y descubrir lo que realmente es esencial en la vida. Este pensamiento ha modificado los hábitos respecto a la alimentación, que un 57% asegura apostar ahora más por la alimentación orgánica; o los desplazamientos, ya que un 45% apuesta ahora por la sostenibilidad desplazándose en bicicleta.

El individualismo y la cooperación no son una contradicción. Si queremos salir de esta situación, debemos actuar como personas individuales, pero también en grupo. El individualismo, porque somos responsables de lo que nos pasa; y el de pertenencia, porque, ante la falta de liderazgo, somos conscientes de que tenemos que apostar por modelos más colaborativos.

La Covid-19 ha traído también cambios en el estilo de vida. Según el estudio, los ciudadanos reconocen que continuarán con estos nuevos hábitos como mínimo en los próximos 2 o 3 años. El 69% pasará menos tiempo en tiendas físicas, un 58% seguirá llevando mascarillas, el 43% solo irá a restaurantes con terrazas y el 24% comprará más marcas blancas.

No podemos saber con exactitud cómo será la sociedad a medio plazo porque vivimos en la incertidumbre constante, pero sí sabemos que nuestro futuro dependerá de cómo se desarrollen tres vectores de transformación:

  • Transformación digital: Durante el 2020 hemos visto cómo la tecnología ha modificado nuestra manera de vivir. Hemos sido capaces de poner la tecnología al servicio de las personas hasta el punto de que 9 de cada 10 piensan que el móvil es un bien de primera necesidad.
  • Apoyo a la ciencia y en la sanidad. Durante la pandemia se han puesto de relieve las deficiencias de nuestro sistema sanitario. Solo el 33% de los españoles cree que a corto plazo la sanidad pública habrá mejorado notablemente. Si el país quiere estar preparado para el futuro, es fundamental una correcta gestión de la sanidad y una buena planificación.
  • La gestión de la pandemia económica que vendrá después de la sanitaria. Al 68% de los españoles les preocupa mucho la economía. Para evitar una crisis económica necesitamos consenso político, grandes cambios coyunturales y apoyo a pymes y autónomos.

En este contexto, el 63% de los españoles opina que las marcas deben ayudar a la gente a que se sientan parte de una comunidad. Las empresas deben entender, hoy más que nunca, cómo se relacionan los consumidores con las marcas. Deben averiguar si lo que están haciendo importa, si funciona y si tiene relevancia para la sociedad. Ser una marca significativa implica asumir un papel de conector entre las personas.